Mantenimiento para instalaciones de alta y media tensión


Para tener un nivel de calidad óptimo en las instalaciones industriales es necesario tomar en cuenta ciertas medidas de seguridad y así no caer en incumplimientos a los reglamentos de construcción. Dichas medidas son catalogadas de la manera siguiente:

En cuanto a la Termografía, hay que hacer la medición del calor emitido por los elementos de la instalación eléctrica. Estos resultados permiten detectar temperaturas de funcionamiento elevadas, conexiones sueltas o deterioradas, descompensación de fases (circuitos sobrecargados, desequilibrios de carga), mal aislamiento y/o interruptores defectuosos. La inspección termográfica se debe realizar durante los periodos de máxima demanda del sistema, identificando las fallas presentadas y el grado de urgencia para su reparación. Este tipo de control se debe hacer cada año.

La limpieza de aisladores, si se hace una limpieza manual; los aisladores que tengan alta contaminación de polvo o productos químicos se limpian con telas, tal forma que queden las porcelanas o poliméricos queden totalmente limpios, la limpieza con chorro de agua en una Red energizada se realiza con agua desmineralizada y se hace con el circuito energizado y con una presión tal que sea suficiente para desprender el polvo y las sustancias conductoras que se hayan depositado sobre los aisladores. La frecuencia para este tipo de limpieza es de cada seis meses, o según la contaminación cada vez que sea necesario.

En relación al área de servidumbre, no se trata de limpiar el cien por ciento del área de servidumbre sino que los trabajos se deben enfocar a la limpieza de aquellas zonas por las cuales no sea posible el desplazamiento a pie. Zonas, como potreros y cultivos no deben limpiarse, a menos que haya árboles que representen riesgo para la confiabilidad del circuito. Se debe realizar con una frecuencia de cada 12 meses.

Entradas destacadas

SOLICITAR

MÁS INFORMACIÓN

Entradas recientes